© Fox - Entertainment Weekly - The X-Files en español

El final de The X-Files: Hablemos del cliffhanger


Publicado por Entertainment Weekly – Enlace al artículo original.

Escrito por Kelly Connolly • @_kellyQ

23 de Febrero, 2016

 

 

Nos lo advirtieron.

El final de la temporada 10 de The X-Files, “Mi Lucha II” terminó en un cliffhanger, como lo prometió el creador de la serie, Chris Carter. El cliffhanger en sí no fue una gran sorpresa tampoco: Scully (Gillian Anderson), protegida de un ataque biológico global mediante su ADN alienígena, sólo puede esperar poder salvar a Mulder (David Duchovny) con las células madre de su hijo William, a quien ella dio en adopción hace 14 años. Eso podría haber sido una sorpresa si no fuera porque la culpa de madre de Scully ha sido el tema constante de la temporada . En cuanto al minuto final del episodio – una nave espacial fija su haz de luz sobre Scully y Miller (Robbie Amell), mientras Mulder observa desde un auto – evoca una vez más a las escenas que han sido parte de la imagen icónica de la serie desde el segundo episodio del show.

Para un show que ha disfrutado de su cuota de sorpresas, hubo muy poco acerca de este final que no fue telegrafiado de antemano. Nos dieron tiempo para prepararnos para la ruptura de Mulder y Scully, para el regreso de William a la narrativa, y para el final abierto – aunque viendo el episodio final en vivo fue fácil no sentirse preparado. ¿Es correcto que sea así? Tal vez la experiencia de ver The X-Files es análoga con la conspiración que plantea al momento la serie, que sugiere que todos nuestros intentos para protegernos contra el fin del mundo podrían ser sólo gritos en el vacío. El Hombre Cáncer (William B. Davis) estaría tan satisfecho con este pesimismo. Pero hay algo tan injusto con este final como con esos planes, y los fans probablemente están esperando que ambas cosas estén equivocadas.

Durante su trayectoria de diez temporadas y dos películas, han habido casi tantos “finales” como giros en la historia. Las últimas temporadas, no estando seguros del futuro de la serie, propusieron diferentes formas de enviar a Mulder y a Scully la puesta de sol. Mulder fue abducido mientras que Scully se enteró de que estaba embarazada en “Requiem”, el final de la séptima temporada; Mulder y Scully se besaron frente a su bebé, William, en “Existencia”, el capítulo final de la temporada 8; y en “La Verdad”, el episodio final de la temporada 9, y en ese entonces también final de la serie, Scully sacó a Mulder de una cárcel federal y se unió a él en la huida. La película de The X -Files: I Want To Believe (Creer Es La Clave) (año 2008) fue de tono sentimental, dejando a Mulder y Scully de vacaciones bajo el sol.

De todos los posibles finales, “Réquiem” tal vez haya sido el más adecuado (aunque doloroso), desde una perspectiva narrativa, y el de “I Want To Believe”, el menos. La segunda película de la franquicia ofrece una buena conclusión, pero sufrió de una mala interpretación de la relación de Mulder y Scully con su trabajo, de la cual literalmente trataron de navegar lo más lejos posible. Como en “I Want To Believe”, este resurgimiento del show tuvo la tarea de revitalizar la franquicia de The X -Files después de algunos años de ausencia, pero esta vez tomaron el camino contrario – en gran medida para bien. Al traer Mulder y Scully de nuevo al FBI, Carter se dio cuenta junto con sus personajes que hay una razón por la que hicieron este trabajo por tanto tiempo: a ellos les encanta . Pero si el final de “I Want To Believe” no se dio cuenta del punto clave de la narrativa del show, el capítulo final de la temporada 10 perdió el punto clave en lo emocional.

Carter ha dicho que el regreso del show no es una vuelta de la victoria, ni debe serlo. Pero, después de 23 años, The X-Files tiene un cierto grado de responsabilidad hacia su audiencia – no en el sentido de que Carter está obligado a contar la historia que él cree que los fans quieren oír, sino en el sentido de que cualquier historia que quiera contar debe ser llevada a cabo en su totalidad. Necesita una forma de decirle a la gente “Si te dejo aquí, esto es lo que quiero que sepas sí o sí”. Otros episodios finales de la serie han reconocido eso y ofrecido un cierto grado de resolución incluso sabiendo que vendrían otras temporadas – incluso “Réquiem” le dio a Mulder la respuesta que siempre había querido y a Scully a un hijo que continuara el legado de Mulder . “Mi lucha II” mira sólo hacia adelante .

¡Estupendo! La historia de Mulder y Scully no ha terminado y en realidad nunca lo hará. Pero mientras los detalles exactos de otras temporadas de The X-Files estén en el aire – tanto Duchovny y Anderson han “hablado” de hacer más episodios – “Mi lucha II” sirve como su final. ¿Cuál es el problema?:. La historia es toda armada, sin nada que decir sobre el núcleo de la serie como lo define Carter. Si el foco de atención es la mitología, responde algunas de esas preguntas. Si la atención se centra en William, muéstralo al final. Incluso el la ruptura de Mulder y Scully, que en todos los sentidos prácticos es un recuerdo lejano para el final del episodio, sigue esperando el último clavo en su ataúd. Si, como los finales anteriores han sugerido, su relación es el mensaje perdurable de la serie, deja que se besen.

Hay un clásico y familiar estilo The X-Files en todo esto: el exasperante cliffhanger, la larga espera para saber lo que se viene, y los agentes que morirían el uno por el otro pero que no se van a besar . Es una sensación familiar para los fans que han existido desde la década de los 90 – y para aquellos que no lo son, es una especie de adoctrinamiento para ingresar al club. Pero, encantador como puede ser la fascinación continua con The X-Files en la internet, ya no estamos más en los ’90s. En su mejor momento, este regreso se ha dado cuenta de eso. Lo mejor de la temporada fue el tres de vuelta a Mulder y que se encontrara de nuevo a sí mismo, sólo para darse cuenta de la cantidad de tiempo que ha pasado. Es bueno ver a la serie abriendo puertas en vez de cerrándolas (y ya era hora de que una de esas puertas se llamara “William”), pero a los 23, The X-Files acaba de irse como si no hubiera tenido nada que decir por sí misma, más allá de su capacidad de establecer una historia. Quiero creer que sabe hacer más que eso.

Deja un comentario